Dragones en Poniente

Boda en Haly Hall - Escena I

Al llegar al lugar del ataque os sorprendéis por la brutalidad de éste: no parece obra de simples bandidos. Al parecer un grupo numeroso de bandidos a atacado la carroza donde viajaban algunos nobles que se dirigían al torneo que tendrá lugar en Altojardín a finales de este mes. Entre ellos viajaba un Frey junto a una comitiva de una casa banderiza de los Lannister.

Os llama la atención que no hay ningún muerto de los asaltantes y que al parecer entre ellos hay alguien capaz de cortar a un hombre por la mitad de un solo tajo.
Las huellas os indican que se han dirigido al Norte tras el asalto. Decidís pasar la noche en el Refugio de Saha, una posada al norte, al borde de vuestros dominios regentada por una mujer de mediana edad bastante conocida entre la plebe. Mientras, vuestros hombres limpiarán la zona del ataque y esperaran al resto de la comitiva para que alguien se lleve los cuerpos de los nobles a vuestro castillo con intención de devolverlos a su hogar.
En la posada os encontráis a Lord Rikard Woodwright y su hijo Rikon que se dirigen también a Altojardín.

A la mañana siguiente uno de los exploradores os informa que el cabecilla de los bandidos no es otro que la Secuoya Espinada, el hijo bastardo despreciado de una casa banderiza de los Uffering. Este engendro de más de 2 metros de alto tiene fama de ser extremadamente cruel y despiadado, lo que le llevó al destierro aunque fue ungido caballero durante las Guerras del Usurpador. El explorador a localizado el campamento de los bandidos mas al norte.

Tras convencer a Lord Rikard para que se dirija al sur con celeridad (cosa que a él le parece una temeridad), decidís atacar el campamento con la caballería. Por otro lado uno de los mozos de la posada a desaparecido durante la noche, al igual que la noche anterior al asalto.

Cuando llegáis al campamento os encontráis que los bandidos lo han levantado y se han desperdigado en todas direcciones [he cambiado esto, ya lo sé, pero me ha parecido más coherente]. El mozo de la posada yace empalado a un árbol de forma brutal con lo que tampoco os servirá de ayuda.

Comments

kevindez

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.